El reinicio turístico en Elche apenas logra una ocupación del 56,7% en julio, 33,9 puntos por debajo del valor de 2019

Julio: la rentabilidad se sitúa en valores propios de la temporada baja, con 49,96 euros por habitación

Julio, primer mes de operación turística tras la obligada parada del sector como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19, ha concluido con un resultado agridulce. Por un lado, la esperada reapertura ha devuelto la vida a los alojamientos hoteleros, pero no lo ha hecho de una forma generalizada ni tampoco el periodo mensual completo. El 25,7% de la planta hotelera ilicitana ha permanecido cerrada al no contar con demanda suficiente.

Por otro lado, la tasa de ocupación ha sido del 56,7%, el valor más bajo de la serie histórica y que es 33,9 puntos porcentuales inferior al registrado en el mismo mes del pasado año. Se trata de una cifra semejante a las que se registran normalmente en los peores meses de la temporada baja.

El reinicio del turismo en Elche tampoco ha logrado una rentabilidad por habitación propia del verano. Así, el revpar, indicador que representa el ingreso medio por habitación disponible, se ha situado en los 49,96 euros, lejos de los 56,33 euros de julio de 2019.

La demanda nacional ha sido muy mayoritaria con el 83% de los turistas llegados a Elche, mientras que los viajeros internacionales han alcanzado el 17%.

La inexistencia de eventos con capacidad de atracción turística ha impedido que haya picos significativos, más allá de los fines de semana, que tampoco han llenado los hoteles.

Incertidumbre para agosto

Las previsiones de los hoteleros para agosto no son demasiado optimistas. La evolución de la pandemia en el ámbito nacional y las restricciones a la movilidad internacional marcarán el resultado definitivo del mes. Lo que parece indudable es que la práctica desaparición del cliente de negocios, la supresión de las fiestas de agosto y la inexistencia de eventos culturales o deportivos de relevancia impedirán con toda seguridad alcanzar las ya modestas cifras de julio.

AETE considera imprescindible apostar por la promoción del destino en el mercado nacional. A este respecto, la asociación ha puesto en marcha una campaña, gracias al apoyo del Patronato Costa Blanca, dirigida a incentivar las visitas al municipio ilicitano.