AETE organiza una jornada sobre Destinos Turísticos Sostenibles

La sostenibilidad del turismo y la aplicación de la responsabilidad social a los destinos suponen un reto para las administraciones turísticas, así como para las empresas que operan en el sector. La demanda es cada vez más exigente con el comportamiento ético, con la sostenibilidad en el uso del territorio y de los recursos o con el compromiso social de los agentes turísticos. Existen estrategias de diferenciación basadas en la excelencia ambiental, social y económica, en compartir valores y fomentar la hospitalidad.

Para hacer frente a este reto, AETE organiza una jornada programada para el próximo martes 23 de octubre en la que tendremos ocasión de presentar la publicación Territorios turísticos socialmente responsables. Guía sobre responsabilidad social para un turismo sostenible y de escuchar tres intervenciones de expertos en la aplicación de la sostenibilidad al turismo desde diferentes perspectivas.

La jornada se celebrará en IFA, la inscripción es gratuita y se realizará desde este enlace:

https://goo.gl/KoYDss

El programa completo puede descargarse en este enlace: http://aete.org/programa-jornada-destinos-turisticos-sostenibles/

El proyecto cuenta con la colaboración económica de la Conselleria de Transparència, Responsabilitat Social, Participació y Cooperació y de  Visitelche

La ocupación hotelera cae en Elche más de dos puntos en septiembre con respecto a 2017

El dato acumulado desde enero a septiembre es aún positivo y supera el registrado el pasado ejercicio

Elche, 10 de octubre de 2018

El último mes del verano ha concluido con una sensible caída de las cifras de ocupación hotelera en la ciudad de Elche, hasta un 78,7% frente al 81,0% del mismo mes en la pasada anualidad. Este dato confirma la desaceleración que viene caracterizando la temporada turística en el conjunto de España tras el año récord de 2017.

En ese contexto, la ocupación acumulada en los primeros nueve meses del año logra superar todavía, con un 72,9%, a la cifra de enero a septiembre de 2017, que fue de un 72,0%.

 La explicación de este dato hemos de relacionarla con la situación general que vive el sector en el ámbito nacional, afectado por la caída de llegadas de visitantes extranjeros, cuyo último registro, de agosto, se salda con un retroceso de 1,9 puntos porcentuales frente a 2017. La recuperación de destinos de sol y playa en la cuenca del Mediterráneo, como Turquía o Túnez, así como la debilidad de mercados europeos tradicionales, como el británico, tienen un impacto en la ocupación que el mercado nacional no logra mitigar por completo.

También juega un papel relevante en el comportamiento del sector la pérdida de conexiones aeroportuarias. La desaparición de la aerolínea Monarch ha mermado en 600.000 las plazas procedentes del Reino Unido y Alicante-Elche cerró agosto con una caída del tráfico aéreo del 3,3% frente al mismo mes de 2017.

A la bajada de ocupación hay que añadir unos precios medios por habitación modestos que no permiten mantener la rentabilidad de años anteriores en los establecimientos, a pesar de que el gasto turístico crezca en España 1,8 puntos porcentuales (dato del INE de agosto).

Para reforzar la competitividad de Elche es preciso acometer la mejora y diversificación de la oferta turística en un marco de colaboración público-privada estrecho y leal. La transversalidad del turismo requiere que las decisiones sobre el futuro de la ciudad tengan en consideración su impacto sobre el sector. Una buena planificación, mecanismos de participación activos y promoción turística en mercados emisores y segmentos claves serán necesarios para asegurar la sostenibilidad del turismo ilicitano en los próximos meses.

Especial atención hay que prestar a potenciar la oferta orientada al turismo de negocios (MICE), para lo que es necesario reforzar los atractivos de la ciudad en cuestiones como el comercio, el ocio y los servicios clave. Estas medidas contribuirían a paliar la baja ocupación que tienen los establecimientos hoteleros de lunes a jueves.

Día Mundial del Turismo 2018. Esther Guilabert Bordonado, Presidenta AETE

Hoy celebramos el Día Mundial del Turismo, bajo el lema «Turismo y transformación digital». En este día llamamos la atención, en primer lugar, sobre la importancia que tiene el sector (el turismo aportó 172.900 millones al PIB español en 2017, casi seis puntos más que un año antes), no sólo en cifras económicas y de creación de riqueza, sino también por las repercusiones sobre el empleo y el bienestar social (el 4,9 % de los puestos de trabajo, unos 930.500 puestos de trabajo correspondieron el año pasado a la aportación directa del sector turístico), la integración, la contribución a la paz o la preservación del patrimonio natural y cultural. El turismo es un fenómeno global que crece año a año (la contribución total del turismo a la economía mundial ascendió el año pasado a 6,7 billones de euros) y que está presente en todos los rincones del planeta.

La transformación digital está llamada a cambiar nuestras vidas en todos los ámbitos, con la incorporación de tecnologías que mejorarán no sólo la forma que tenemos de producir, sino también la manera en la que nos relacionamos o disfrutamos. La industria 4.0 tiene su correlato en destinos turísticos inteligentes, lo que conocemos como Smart destinations, que permiten al turista disfrutar de sus vacaciones de una manera natural y plena haciendo uso de manera activa o pasiva de recursos que facilitan y mejoran su experiencia. El uso masivo de datos, la inteligencia artificial, la realidad aumentada o el internet de las cosas son algunos de los retos a los que se enfrenta el sector. Por ello, no cabe sino anticiparse, con innovaciones que conecten con las demandas de los turistas y que preserven y potencien la calidad de destinos y negocios turísticos.

En este contexto de transformaciones, el turismo debe seguir apostando, tanto desde las administraciones públicas como en el sector privado, por mantener el foco en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y que la incorporación de tecnología refuerce un modelo de turismo socialmente responsable.

Elche es un destino que cuenta con todos los ingredientes para incorporarse con éxito a la transformación digital. El sector empresarial, representado por AETE, ha dado ya pasos firmes para avanzar en ese proceso. Vamos a lanzar en breve una APP que facilita al visitante información turística para hacer que sus vacaciones en nuestra ciudad sean más sencillas y plenas desde terminal móvil.

Estamos analizando los datos estadísticos del municipio de manera constante para conocer de manera anticipada los cambios y evolución del destino y hemos promovido un proyecto sobre turismo sostenible que pretende alinear nuestro sector con los objetivos del Plan Estratégico Elx 2030, en el que la sostenibilidad, la innovación y creatividad serán la seña de identidad de la ciudad.

 

La ocupación hotelera en Elche llega en agosto al 87,8%, igualando prácticamente el registro de 2017

Los datos acumulados en los primeros ochos meses del año son superiores a los del mismo periodo del ejercicio pasado

El mes turístico por excelencia se ha cerrado en los establecimientos hoteleros ilicitanos con una tasa de ocupación del 87,8%, un dato prácticamente calcado al de agosto de 2017, que con una décima más lidera la serie histórica. Es por tanto un registro positivo en un año que se está caracterizando por una desaceleración de los flujos turísticos en España.

Por su parte, el dato de ocupación acumulado desde enero hasta agosto, a pesar de la menor ocupación de los últimos tres meses, alcanza el 72,2%, una cifra que supera a la de ese periodo de 2017, que fue del 70,9%.

El sector vive un momento de incertidumbre ante la caída de la llegada de turistas internacionales en julio (en especial británicos, alemanes y franceses), que se cifra en un -4,9%, como consecuencia de la recuperación de destinos competidores de sol y playa, fundamentalmente Turquía y Túnez, que han vuelto al mercado tras un periodo de convulsión e inestabilidad política y que han irrumpido con unas agresivas políticas comerciales de precios muy bajos.

Las perspectivas turísticas para el otoño, según el Informe prospectivo del Turismo Internacional hacia España de Turespaña, mantienen un horizonte de estabilidad o ligera reducción respecto al pasado año, que recordemos, fue el más exitoso de la historia en nuestro país.

A pesar de que las cifras de ocupación de Elche son buenas en comparación con otros destinos, no debemos pasar por alto que los precios medios de los establecimientos ilicitanos son generalmente más bajos que los de otros destinos líderes de la Costa Blanca y, en todo caso, no han conseguido mantener los niveles de la temporada anterior. Esto se debe a la dificultad que tienen los hoteles de Elche para alcanzar unos precios medios similares al resto de la provincia ya que muchas reservas se hacen a última hora, sólo después de que se llene primero la costa.

En este escenario, para consolidar el sector turístico en Elche es preciso incrementar el esfuerzo para promocionar el destino en los mercados potenciales, dar una mayor visibilidad a nuestros atractivos turísticos y mejorar los servicios públicos, así como la colaboración público-privada. De esta manera se generará una experiencia turística atractiva y diferenciada en el término municipal.

 

 

Julio eleva la ocupación hotelera en Elche al 82,3%, un dato ligeramente inferior al buen resultado de 2017

Las cifras de los primeros siete meses del año mejoran los del mismo periodo del pasado año

La tasa de ocupación de julio en los establecimientos hoteleros de Elche se ha situado en el 82,3%, medio punto inferior al dato que se alcanzó en el mismo mes de 2017, siguiendo la tendencia que viene caracterizando esta temporada estival. Se trata de un buen registro, pero que no llega al anotado el pasado año en las mismas fechas.

A pesar de la caída interanual de la ocupación en julio, la evolución de la demanda de los alojamientos ilicitanos está siendo menos desfavorable que la del conjunto de la provincia y del Estado, donde la caída ha superado ligeramente un punto porcentual, según datos de junio del INE.

En la evolución de la demanda hotelera ilicitana confluyen factores positivos como la mayor llegada de turistas internacionales que visitan España y cuyo número se mantiene en tasas de crecimiento  —con un reflejo en  las llegadas de viajeros al aeropuerto de Alicante-Elche cuyo primer semestre se ha saldado con una subida del 2% a pesar de la caída del turismo británico—; junto a otros desfavorables como el descenso de la estancia media y el impacto del alojamiento en viviendas de uso turístico no regladas, que operan al margen de la Ley y, además de ejercer una competencia desleal, deterioran la imagen del destino.

A pesar de la contracción de la demanda de los dos últimos meses en términos interanuales, el dato de ocupación acumulado de enero a julio se ha situado en el 69,9%, más de un punto porcentual sobre el registrado en el mismo periodo de 2017, un diferencial positivo que se va reduciendo a medida que avanza el año.

En este contexto, resulta imprescindible reforzar la promoción en los mercados nacionales e internacionales, con el objetivo de competir de manera eficiente con otras ofertas, así como incrementar las actuaciones para la eliminación del intrusismo en el sector alojamiento.